¡Reserva ahora!
Llegada   Noches
Adultos   Niños (+2 años) Bebés:
Código promocional: Anular

PAMPLONA

La ciudad con la que se encuentra el peregrino hoy en día, tiene muy poco que ver con la Pamplona medieval, que constaba de tres burgos independientes, amurallados,  y con frecuencia enfrentados los unos a los otros

Le proponemos tomar un autobús urbano desde el Hotel para apearse al comienzo de Burlada y recorrer el Paseo del Arga como un peregrino más hasta ascender a la ciudad y visitar los principales monumentos eclesiásticos.

Nada más cruzar el Portal de Francia, gire a la izquierda para pasear a lo largo de las antiguas murallas hasta llegar al Rincón del Caballo Blanco y la Catedral de Santa María.

La actual catedral empezó a construirse en el siglo XV, después de que la anterior, románica, se derrumbara y es el único complejo catedralicio de España que conserva las estancias del cabildo. El acceso se hace a través del claustro y está formada por tres naves y presbiterio pentagonal rodeado por una girola. La fachada neoclásica fue construida por Ventura Rodríguez a finales del siglo XVIII.

Saliendo de la catedral y tras atravesar la Plaza del Castillo, llegamos a la Iglesia de San Nicolás, parroquia del burgo del mismo nombre. Las tres torres con que contaba y el camino de ronda que la recorre, dan fe de su carácter de fortaleza. En el interior, de estilo gótico, podrá admirar un gran órgano barroco.

La cercana Iglesia de San Cernin, o de San Saturnino,  era la parroquia del burgo de los francos y es a este santo francés al que se le atribuye el bautismo de San Fermín en un pozo situado frente al pórtico de esta iglesia.

Relacionado con este templo se encuentra la Iglesia de San Lorenzo. Construida como lugar de reunión de los no francos, alberga dentro de una capilla la imagen de San Fermín. Primer obispo de Pamplona y co-patrón de Navarra.

No dude en completar la visita con el resto de monumentos y atractivos cuturales. Estaremos encantados de sugerirle unos cuantos.