¡Reserva ahora!
Llegada   Noches
Adultos   Niños (+2 años) Bebés:
Código promocional: Anular

SAINT-JEAN-DE-PIED-DE-PORT.

Comenzamos nuestro itinerario por la localidad francesa de Saint-Jean, ya que durante la Edad Media fue la capital de la merindad de Ultrapuertos, perteneciente al Reino de Navarra. Villa amurallada y a su vez abierta a todos, su personalidad a lo largo de los siglos ha sido definida por su carácter fronterizo.

Aquí confluían tres de las grandes vías jacobeas de Francia: la que procedía de París, de Le Puy y de Vezelay. La cuarta,la de Somportse unía en Puente la Reina, para formar ya un único camino hasta Galicia.

Los peregrinos se juntaban aquí para afrontar unidos uno de los tramos más duros de todo el Camino: el que unía la ciudad con Roncesvalles, atravesando los montes Pirineos. En apenas 25 kilómetros, la altitud pasa de 180 m. a 1430 m. Se ha convertido, para muchos audaces, en punto de partida de la primera etapa de un recorrido que les llevará hasta Galicia.

Saint-Jean conserva cuatro puertas fronterizas: de Navarra, Notre-Dame (frente al río), de Francia y de Santiago (Antiguamente, el peregrino entraba en la ciudad por la Puerta de Saint-Jaques y salía por la Porte d´Espagne). Hoy en día el visitante puede recorrer el antiguo camino de ronda desde la puerta de Navarra hastala de Santiago, visitar la ciudadela y el casco antiguo.

Sobre los cimientos del antiguo castillo medieval, domina Saint-Jean la ciudadela. Desde aquí se accede al Mirador de la Media Luna Real, con vistas espectaculares sobre el valle y su circo de montañas.

Dentro de la ciudad, encontramos dos calles principales: la de la Ciudadela y la de España.En la primera se sitúa la principal iglesia de de la localidad, Notre-Dame-du-Bout-du-Pont y la llamada Cárcel de los Obispos. Se pueden visitar las antiguas celdas y una sala abovedada del siglo XIII con una muestra sobre la peregrinación. La segunda calle tiene un carácter más comercial, ya que fue la vía principal del barrio de mercaderes y artesanos. En ella se sitúa la Casa de los Estados de Navarra, una residencia del siglo XVII donde se reunían las cortes del reino.